Francia y España

Dos países vecinos, con muchísima historia común.

Relaciones políticas


Francia y España mantienen una relación de confianza muy estrecha, impulsada por la cooperación policial y judicial, que ha contribuido a debilitar a largo plazo a ETA, y por proyectos concretos de cooperación en materia de interconexiones (energía y transporte) en ámbitos cruciales para ambos países. Nuestra cooperación también se basa en el deseo de una mayor concertación sobre el futuro de la UE, dada nuestra estrecha convergencia de puntos de vista sobre las cuestiones europeas.

Visitas


El 4 de marzo de 2015, el Presidente de Francia, el Presidente del Gobierno de España, el Presidente del Gobierno portugués y el Presidente de la Comisión Europea se reunieron en Madrid para celebrar una cumbre sobre interconexiones energéticas. Del 2 al 4 de junio de 2015, la pareja real española fue recibida en París para su primera visita de Estado.

La 25ª Cumbre España-Francia se celebró en Málaga el 20 de febrero de 2017.

Relaciones económicas


Francia es el primer socio económico de España, con un comercio anual de más de 60.000 millones de euros. En 2017, Francia registró un superávit comercial con España de 700 millones de euros, un 7% menos que el año anterior. La cuota de mercado de Francia en España ha crecido hasta el 11,1% gracias a las ventas de material de transporte y ha vuelto a alcanzar los niveles de 2008; en 2016, Francia era el segundo mayor proveedor de España después de Alemania, y su principal cliente. Asimismo, la cuota de mercado de España en Francia está creciendo (6,4%, la más alta en 10 años) debido principalmente a la revitalización del mercado francés del automóvil. España es el segundo mayor cliente de Francia después de Alemania y el sexto mayor proveedor.

La inversión ha sido significativa en ambas direcciones: Francia sigue siendo el tercer mayor inversor en España (detrás del Reino Unido y los Estados Unidos), con más de 2.000 filiales que emplean a más de 300.000 personas. Las empresas españolas trabajan en más de 1.300 centros en Francia y emplean a más de 55.000 personas.

Cooperación cultural, científica y técnica


La cooperación franco-española se realiza a diario a través de amplios intercambios educativos, lingüísticos y culturales. El 28 de marzo de 2015 se inauguró en Málaga una sede del Museo Pompidou. Existe una importante red cultural francesa en España, con seis sedes o centros del Institut Français (Barcelona, Bilbao, Madrid, Zaragoza, Sevilla y Valencia) y 20 sedes de la Alianza Francesa. Aunque el francés es la segunda lengua extranjera más popular en España, sigue siendo vulnerable: el aprendizaje de una segunda lengua extranjera no es obligatorio en las escuelas.

Casi dos millones de franceses están aprendiendo español y 1,3 millones de españoles están aprendiendo francés. La red de escuelas francesas en España es la más grande de Europa y la tercera a nivel mundial, detrás de Líbano y Marruecos. Las escuelas de español también tienen más de 342 secciones bilingües, con 27.000 alumnos. Después del Reino Unido, Francia es el segundo destino más popular para los estudiantes españoles en programas de movilidad (unos 6.000). En 2008, se firmó un acuerdo para poner en marcha un curso de «Bachibac», que permite a los estudiantes obtener al mismo tiempo el bachillerato francés y el español. En febrero de 2017 se firmó un acuerdo sobre redes universitarias.

La cooperación científica y técnica se basa en acuerdos de cooperación entre las principales instituciones francesas de investigación y desarrollo, como el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS), el Instituto Francés de Investigaciones Sanitarias y Médicas (INSERM), el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas (INRA) y el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER) y sus homólogos españoles. Además, la Agencia Espacial Nacional Francesa (CNES) y su equivalente español, el CDTI, firmaron un acuerdo de cooperación en la cumbre bilateral de febrero de 2007.

Otras formas de cooperación


La cooperación policial, que se ha centrado históricamente en la lucha contra ETA y que ahora se centra en gran medida en la lucha contra el terrorismo, sigue dando muy buenos resultados. Con vistas a la memoria y la historia colectiva, Francia y España firmaron en 2017 un acuerdo sobre la transferencia a Madrid de los procedimientos judiciales sellados relacionados con ETA.

En la cooperación transfronteriza, las interconexiones son una cuestión política y económica clave para España: infraestructuras ferroviarias (línea de alta velocidad Perpiñán-Barcelona), interconexiones eléctricas (el 20 de febrero de 2015 se inauguró un cable entre Baixas y Santa Llogaia, que duplicará la capacidad eléctrica; un proyecto de cable submarino en el Golfo de Vizcaya recibió una financiación europea de 578 millones de euros en enero de 2018), interconexiones de gas (el gasoducto «Artère de l’Ardour» en los Pirineos occidentales entró en funcionamiento a finales de 2015, aumentando la capacidad a 225 GWh/día, es decir, a 1.000 GWh/día).e. 20% del consumo francés o 27% del consumo español).