Móviles chinos la cara oculta de la revolución tecnológica

El mercado de móviles chinos se caracteriza porque ofrece terminales con especificaciones dignas de un tope de gama, pero a precios de regalo. Esto es algo que los usuarios agradecen y, desde que los fabricantes asiáticos entraron al mercado del sistema operativo de Google por allá por el 2011, han apoyado su crecimiento con cada nuevo modelo que es lanzado.

En este sentido se puede decir que, el éxito que tienen los móviles chinos se debe al buen servicio que ofrecen, el cual ha convencido a los usuarios de renunciar a otras marcas.

No obstante, no todo puede ser perfecto. Existe una cara oculta detrás de toda esta “revolución tecnológica” que representan los terminales de los fabricantes chinos.

Seguridad y confianza

Uno de los puntos que preocupan a los especialistas es que, estos móviles provienen de China, un país cuyo gobierno no es “amigo” de muchos otros países, como, por ejemplo, de España. Con esto en mente se puede decir que, no existe una garantía de seguridad para los usuarios de que sus móviles no fueron infectados con algún tipo de spyware (virus espía) que roba su información.

Una de las ventajas que ofrecen los iPhones de Apple o los terminales Pixel de Google, es que ningún otro fabricante le pone las manos encima al software de estos dispositivos. Por un lado, iOs está diseñado exclusivamente para todos los móviles de la compañía de la manzana, está optimizado para ellos. Lo mismo ocurre con los dispositivos de la compañía de la gran G, ya que cargan lo que llaman “Android stock” o Android puro.

Por otro lado, el resto de fabricantes de Android, sí modifican el software para hacerlo propio. A todo esto, se le llama capa de personalización.

En este sentido, los usuarios que adquieren los mejores móviles chinos calidad precio, no tienen seguridad de que estos no fueron alterados por el gobierno de dicho país, para espiarlos y obtener su información. No existe ningún tipo de garantía.

Además, existen especialistas en seguridad que alegan que cuando se tiene un terminal chino, no se sabe si lo que contiene es legítimo. Es decir, la Play Store que traen instaladas, no se puede saber si es la original de Google, o si es una tienda china modificada para replicar su apariencia, y al descargar algo, terminas instalando programas maliciosos.

Cuestión de seguridad en línea

Partiendo de la idea reciente, también se puede pensar que, no existe ningún tipo de garantía de que el chip que integra tu móvil chino de WiFi, no ha sido modificado y tiene puertas traseras o agujeros que pueden ser utilizados por hackers o por el mismo gobierno de ese país para acceder a tu terminal y espiarte.

A todo esto, se le suma que, el gobierno de ese país sostiene lazos muy íntimos con compañías como Huawei, lo que alerta a algunas personas en que existe la posibilidad de que estén siendo espiados.

Aunado a esto, también han ocurrido escándalos con algunas marcas chinas, como lo fue ZTE, que se demostró que sus terminales poseían agujeros o brechas de seguridad de fábrica, y los hackers los utilizaban para acceder a ellos. O también algunos móviles de Xiaomi, que se ha descubierto que, en ciertas ocasiones, envían información a su país de origen.

Todos estos reportes han sido alarmantes. Por este motivo, Estados Unidos emitió el veto contra el fabricante chino Huawei, ya que este ha protagonizado escándalos de ciberseguridad, y según parece, se ha descubierto que instalan spyware en sus terminales. Así como también, que le rinden cuentas al gobierno de su país y comparten con ellos información de sus usuarios violando el acuerdo de confidencialidad y seguridad.

Sin embargo, algunas personas no le dan la importancia necesaria a este asunto porque creen que sus datos no son importantes como para ser robados. Y esto no es así, la seguridad es tarea y preocupación de todas las personas. Se debe tener mucho cuidado, ya que, en la actualidad, los móviles son más que simples dispositivos para llamar y enviar mensajes. Algunas personas llevan sus vidas allí.